¡Leche de cáñamo recién ordeñada!

Tranquilos que ésta lo único que te sube son tus ácidos Omega 3 y Omega 6, 10 aminoácidos esenciales, potasio, fósforo, riboflavinas, magnesio, hierro, zinc, ácido fólico, vitaminas A, E, D y las perseguidas D y B12! Se trata de una leche vegetal suave, ideal como base de batidos de frutas, con té, cacao… Bien fresquita genial simplemente con un toque dulce de sirope de arce o ágave.

Además las semillas también son deliciosas a modo de snack, tostadas con una pizca de sal. El truco es utilizar una sartén bien caliente e irlas removiendo hasta que empiecen a hacer “pop” como las palomitas. Las podéis incorporar a vuestras ensaladas y platos como elemento crujiente.